Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Entre gustos y colores por muchos terrenos

telefonosdedesguaces

La realidad siempre supera la ficción porque se experimenta en carne propia, las sensaciones son totalmente diferentes, la adrenalina fluye con más intensidad. Los gustos pueden ser muy variados, raros o extravagantes, algunos prefieren motos por encima de coches y viceversa, otros enloquecen por un todoterreno. Todo por moda, comodidad o gusto real por esas cosas.

Es común aplicar los gustos a diferentes áreas de nuestras vidas, al referirnos al mundo automotriz estaríamos hablando de tener su propio 4×4 y salir de off road, asistir y participar en competencias, simuladores, videojuegos o modelos a escala con control remoto. De todos los anteriores los simuladores son los que cada vez se hacen más comunes y ofrecen mayor contacto, debido a los avances tecnológicos que les confiere más detalles como abolladuras en la chapa, posibilidad de encender las luces, etc.

Estos equipos permiten apreciar no solo el funcionamiento que tendría un coche real, sino también las condiciones que hay a su alrededor. La diferencia entre los distintos tipos de simuladores, además de su tipo de conducción o uso, está en su precio, pudiendo ser realmente caros dependiendo de la complejidad y realismo que tenga.

Vida real Vs realidad virtual

Ambos son buenos y no tan buenos, todo tiene su pro y contra, pero indiscutiblemente el tema de la seguridad es algo en lo que la realidad virtual lleva un buen punto a su favor. Recorrer un circuito de 4×4 no es un juego de niños y puede generar serios daños físicos. Sin embargo, salir en un todoterreno produce la más pura adrenalina aun sin comenzar a movernos, el simple hecho de estar ahí presentes y saber lo que se hará, sentirse realmente dentro de la situación lo cambia todo.

La realidad virtual le ofrece la posibilidad de visitar parajes lejanos en pocos minutos, sin trámites de ningún tipo, pero no le permite experimentar la cultura, sus comidas y tradiciones, punto para la realidad. Queda de cada quien elegir cuál es la mejor opción según la circunstancia que se encuentre y cómo querrá abordarla. Para poder hacer ambas actividades, reales o virtuales, debe contar con lo necesario, la simulación no implica, por ahora, un riego pero la realidad sí.

Debe dar el mantenimiento oportuno y las revisiones pertinentes a su vehículo para estar a salvo de cualquier contratiempo que pueda incurrir en la práctica. Para evitar gastos exorbitantes, una buena solución es valerse de un desguace. Estos se pueden visitar vía online haciéndolo todo más rápido, sencillo y práctico, si desconoce de alguno pruebe con una guía virtual especializada en dichos establecimientos.