¿QUÉ SON LOS PELLETS?

Los pellets son un tipo de combustible realizado con madera que tiene una forma granulada y también alargada. Habitualmente se fabrica mediante el serrín: se prensa y la lignina hace las funciones de aglomerante. Por esta razón natural, su aspecto resulta tan brillante a la vista.

Para realizar pellets no es necesario talar árboles, por lo que resulta un combustible bastante barato en comparación a otros. Además, ocupa poco espacio y su densidad aparente es menor, lo que hace que quepan en cualquier tipo de recipiente. Una vez usados, sus cenizas pueden ser recuperadas como abono o como suplemento de animales de origen mineral.

Hay tres tipos de pellets divididos por clase: A1, A2 y B. Si tus pellets son A1 tienen su origen en la madera forestal sin tratamiento químico con índices bajos en nitrógeno, cenizas y cloro. Si son de clase A2, contienen una mayor proporción de sustancias que la anterior. Por su parte, los pellets tipo B han usado madera de operaciones de reciclaje.

DATOS BÁSICOS PARA HACER UNA BUENA COMPRA

Una vez resueltas las dudas sobre qué son los pellets, seguramente te encuentres un poco dudoso sobre cuál será el adecuado para tu hogar. Demasiada información, demasiados modelos. No te preocupes que con una serie de sencillos consejos, tus ideas se aclararán de manera sorprendente y te será de lo más sencillo comprar pellets.

Para empezar, fíjate en que sean pellets con certificado ya que previamente habrán pasado un control de calidad efectivo. Hay dos tipos de certificados, ambos válidos: Enplus (implatando en España por la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa) y DINplus (realizado por la certificadora germana DIN CERTCO). Si no te decides por pellets certificados, siempre puedes fijarte en su densidad (que sea superior a la del agua), que no tenga polvo y esté bien compactado, y que su color sea brillante y esté uniformado.

El siguiente paso, aunque suene a tópico, es leer atentamente la etiqueta y fijarse en el porcentaje de las cenizas, en el porcentaje de humedad, la capacidad calorífica, su tamaño, el tipo de envase y su estado y su durabilidad mecánica. A grandes rasgos, se puede decir que el pellet perfecto es aquel que tiene menos porcentaje de cenizas, una humedad inferior al 10% del total, una capacidad calorífica de 16,5 MJ/ kg, un alto porcentaje de polvo, de tamaño medio o pequeño y cuyo envase no se encuentre dañado.