Los diferentes regalos para esta navidad

material-escolar-online.es foto 2

Somos muchos los que ya nos andamos quebrando los cascos para ver que les podemos regalar a los más pequeños de la casa, y es que si los dejamos a ellos lo único que piden son juguetes y más juguetes, es verdad que los reyes magos es lo que suelen traer, pero debemos ser conscientes de que se los debemos racionar y enseñarles que hay mucha más variedad y que entre muchas cosas pueden elegir otras muy diferentes. La Navidad es la mejor época para regalar un libro, no sé porque en estos tiempos podemos encontrar los mejores títulos, no solo para mayores sino que muchos autores se explayan mucho más en estas fechas y lanzan sus mejores obras para que cualquier niño que lo lea se quede enseguida sin palabras. El problema real que yo veo es que la lectura no es una opción sino una obligación para los más pequeños, yo me doy cuenta por mis hijos que no cogen un libro porque ellos quieren sino porque yo se lo digo, siempre pendiente de decirles ¡deja un poquito la tele y lee ese libro tan chulo que te regalaron para tu cumpleaños!  Un libro que por desgracia lleva meses en una estantería y ni siquiera sabe de lo que va.

La verdad que es una pena, y si ya nos fijamos en los videojuegos es cuando de verdad nos damos cuenta en lo que de verdad se están convirtiendo nuestros retoños, en personitas que no les gusta más que estar enfrente de la televisión con juegos de guerra y que nada tiene que ver con lo que nosotros queremos que lean. Sin duda alguna algo estamos haciendo mal y lo peor de todo es que cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde. Y es que creo que la mayor parte de culpa la tenemos los padres somos nosotros los que cedemos y los que no hacemos nada por remediarlo, los que cuando nuestros hijos nos piden cualquier cosa para el colegio enseguida vamos detrás de cualquier material escolar barato que encontremos y encima poniendo un montón de pegas porque no les parece suficiente a los maestros todo lo que nuestros hijos han llevado. Un mal ejemplo que lleva a que nuestros hijos les den la misma importancia que nosotros, si nos damos cuenta ninguna ya que todo lo relacionado con comprar para el colegio siempre nos parece mal, un problema certero que no sabemos muy bien remediar.